Julián Ibáñez, editorial, cuadernos del laberinto, Entrevista al escritor Julián Ibáñez, novela negra española, El viejo muere, la niña vive

Entrega de originales Síguenos en Facebook Síguenos en CONOCER AL AUTOR Síguenos en TWITTER
Entrevista a Julián Ibáñez (2017)
Escribes novela negra porque te sientes frustrado por no tener la suficiente mala leche.
Entrevista al escritor Julián Ibáñez

— Supongo que a estas alturas ya lo tiene asumido. ¿Qué se siente al ser un clásico?
¿Clásico? Qué polvoriento suena eso. Primero tengo que estirar la pata, tienen que transcurrir cien años… ¡Vamos, diez pavos para la estatua!

—¿Es necesario tener mala leche para escribir novela negra?
Todo lo contrario, escribes novela negra porque te sientes frustrado por no tener la suficiente mala leche. El protagonista suele ser el alter ego del negativo del autor.

—¿Por qué lo llaman novela negra cuando quieren decir policial?

Para mí “policial” son todas: enigma, hard boiled, etc. Supongo que lo de negro viene porque en colecciones famosas las tapas eran negras. O por Black Mask. Suena bien, tan bien que no han robado el nombre, ahora novela negra lo llaman a todo, incluso a las novelas rosa si uno de los personajes se pincha con un alfiler.

—¿La novela negra actual se ha vuelto “blandita”, más gris marengo que negra?
No. Todo lo contrario, ahora hay mucho asesino en serie y casquería. “Blandita” es la novela enigma. Chandler y Hammett leerían a hurtadillas en el wáter las novelas de Pérez Merinero.

—Va a compartir mesa con Leonardo Padura en el festival Barcelona Negra.
Padura es uno de los grandes. Por la vertiente intelectual. Le liaré para que me enseñe un par de trucos.

—¿Qué le parecen este tipo de festivales?

Están bien. Sales de casa y te obligas a sacar las manos de los bolsillos para palmear espaldas. Se intercambian cotilleos y chascarrillos. Y a los que les va bien puedes recordarles aquellos veinte pavos que les prestaste.

—¿Le gusta que le comparen con Jim Thompson?

Eso son palabras mayores. El Thompson de 1280 almas. Es el estilo que me va: inmediato, desenfadado, pegado al suelo… También el mundo rural, que ya no lo es tanto. Y ciertos aspectos de su vida: yo también he fregado muchos platos.

—Y acaba de salir “Todo Bellón”, un tomo con las ocho primeras novelas de su personaje más carismático.

Pesa 1280 gramos. Y no es broma. Muy bueno si no se te acaba de pegar el sobre. O para plancharte el pelo. Incluso puedes leerlo. ¿Hay quien dé más por veintidós pavos? br>  

—¿Está trabajando en una nueva novela?

Por supuesto. La de 2019. Una al año, mis novelas son cortas. Luego juntamos ocho o nueve y… ¡veintidós pavos!.


—Dígame la peor novela negra o pseudo-negra que haya leído y la mejor.

Las peores no las he leído porque las he dejado nada más empezarlas. Infinidad de ellas, no porque fueran malas, sino porque no me interesaban. Las “enigma” en general, salvo excepciones, Mankel, etc.
¿Buenas? “Cosecha Roja” me impresionó porque era el primer “hard boiled” que caía en mis manos. Luego todo Chandler. Ahora estoy releyendo sus primeros cuentos. Qué bueno es el tío.
 




Entrevista a Julián Ibáñez (2015)
Me jode que en las Semanas Negras me ofrezcan la única silla libre que queda.
Entrevista al escritor Julián Ibáñez

— Nos gusta que Bellón haya regresado, ¿qué le pasa en Gatas salvajes?
Le birlan a la chica. En Matarporquera. Un lugar más peligroso de lo que su nombre indica.

—¿Su personaje, Bellón, es un Philip Marlowe actualizado y españolizado?
No, nada que ver con Marlow. Éste era un romántico, además un honradete. Bellón le cedería el asiento en el autobús.

—Cuadernos del Laberinto, la editorial donde publica, ha anunciado la edición de la saga completa de Bellón: nueve libros, y seguro que nos sabe a poco. ¿Es Bellón su personaje más completo o con el que se siente más cómodo?

Sí, sin duda. En realidad es el personaje de siempre, desde mi primera novela. Al cambiar la localización Bellón se cambiaba el nombre, para disimular. Ahora ha decidido que no, que le da igual, de todas formas nadie le reconoce por la calle.

—¿Para cuándo llevarán al cine a Bellón?
Cuando suene mi teléfono y un productor, por el lado de la boca donde no tiene el puro, me ladre dónde me envía la pasta.

—¿Qué opinión le merece la situación de la cultura española contemporánea?
Sólo puedo hablar de novela negra, no doy para más. Hay una torrentera de nuevos escritores. Me jode que en las Semanas Negras me ofrezcan la única silla libre que queda.

—Próximamente cerrara Negra y Criminal, la mejor librería especializada en novela negra de España. ¿Qué será de los lectores enganchados a los consejos de Camarasa y Montse?

Sentimos como si nos hubieran arrancado un brazo. Huele a fracaso de todos.

—¿Qué novela le hubiese gustado escribir?

Algún cuento de Chandler, de Black Mask. Se trataba de contar una historia sin más leches.
 




Entrevista a Julián Ibáñez (2014)
Yo de chaval leí novela enigma, como todo el mundo. Hasta que cayó en mis manos "Cosecha Roja". Adiós, Agatha, adiós.
Entrevista al escritor Julián Ibáñez

"El viejo muere, la niña vive", el título de su última novela tomado de una frase de Sin City.
—Chandler decía que un buen título tiene que formular preguntas. ¿Por qué muere el viejo?, ¿por qué vive la niña?, ¿qué ha ocurrido? Además, es una frase muy de comic: rápida, concisa.

—¿Se siente identificado con Bellón, el protagonista de la novela?
—Sí, así es. Yo también he vivido a salto de mata buena parte de mi vida. Me hubiera venido muy bien ser un duro como el colega Bellón.

—Los personajes turbios, que se desenvuelven en ambientes duros son una característica de su obra. ¿De dónde nacen, cómo los crea?
—Desde los siete a los catorce años viví en Madrid en la plaza Tirso de Molina. Era la frontera entre los barrios altos y los bajos. Me pasaba el día en la calle. Con el enorme contraste de mis padres, dos maestros (abrieron una academia en esa plaza) perdedores de la guerra, tirando a puritanos (no religiosos, lo que era peor). Por si esto era poco, de golpe y porrazo me tocó viajar a la Edad Media (en un coche de línea, no en la máquina del tiempo). Me internaron en una apostólica (seminario de jesuitas) en un pueblo de Palencia. Yo que era ya un ferviente ateo… Creo que desde entonces he añorado a las putas de la plaza de Tirso de Molina, a duro el polvo con viejos cochambrosos, apoyadas en las barandillas de los urinarios y otros colegas y yo pasándonos el espejo (aquellas putas no llevaban bragas)... y mis padres oteando el panorama desde uno de los balcones de la academia.

—Esos ambientes sombríos y marginales en los que usted, como autor, se siente cómodo. ¿De alguna forma le atraen?
—Por lo dicho anteriormente. Siempre me han atraído los bares de alterne cutres, no para subir las escaleras, me atrae la barra, el ambiente.

—¿Cómo nacen sus historias? ¿Tiene toda la trama en la cabeza antes de empezar a escribir, o la historia va creciendo a medida que va escribiendo?
—Antes preparo una escaleta con el argumento. No puedo correr el riesgo de emplear una semana escribiendo un capítulo que luego va a la papelera porque no encaja. Se lo oí a Orson Welles: hay que ser valiente y prescindir de una secuencia que te ha costado rodar un montón y ha quedado perfecta, pero que no encaja en el montaje.

—-¿Qué es lo que, en su opinión, caracteriza a la novela negra? ¿Qué es lo que buscan en ellas los lectores?
—No sé. Lo que yo busco supongo que son personajes al límite. También situaciones tensas. Diálogos agudos… Es decir, evasión que te transporte lejos de la mesa de oficina y del polvillo gris que se va depositando sobre los dos.


¿Se cree este supuesto "boom" de la novela negra?
Para mí son dos géneros muy diferentes. Mucho. ¿Crítico? No, sólo que no me atrae. Yo de chaval leí novela enigma, como todo el mundo. Hasta que cayó en mis manos "Cosecha Roja". Adiós, Agatha, adiós.

¿Qué supone para un autor ganar un premio importante, como en su caso el L'H Confidencial 2009?
—Los premios tienen una cosa buena: las editoriales te leen el manuscrito. Bueno, se supone. Luego está la pasta y la edición. Precisamente ahora comprendo que este premio es importante, y siempre se me vincula a él. Publicidad. Gracias.

¿Entiende la vida sin la escritura?
—No, siempre he trabajado de escritor a tiempo completo. Para mí escribir es una juega. Y soy un juerguista.

¿Cuándo decidió dedicarse a la novela negra?
—Cuando en un libro de cartas de Chandler leí:"analiza e imita". Tenía escrito un guión. Cogí una secuencia y me puse a redactarla "estilo Chandler" (imposible). Me lo pasé en grande. Y desde entonces ¡esto es lo mío!

¿Hay algún escritor mejor que Raymond Chandler? ¿Sigue leyéndolo a diario?
—Claro. Ahora estoy leyendo "La broma infinita", de David Foster Wallace que me parece sensacional. En género negro Chandler me parece el mejor con mucha diferencia. Chandler es, sobre todo, estilo. Y la mayoría de los autores no lo tienen. Ah, y también es divertido.

En otra entrevista leí que a usted le gustaría ser un tipo peligroso. Como los protagonistas de sus novelas.
—Por supuesto. Ahora quizás me da igual. Pero cuando he andado rodando por ahí me hubiera venido muy bien.

En sus obras ¿Son los personajes femeninos fundamentales?
—Supongo que es una de las señas de identidad de la novela negra. La chica, oh, la chica. Por favor, una mujer fatal, no un ama de casa.

Recomiendeme una novela.
—De género negro cualquiera de las de Chandler. Quizás "La hermana pequeña", por el personaje femenino y los diálogos desternillantes con Marlow.

¿Qué le deparará el futuro a Bellón?
—Tengo alguna más con ese personaje. Y otra que estoy escribiendo. Hasta que me aburra y le dé una patada en el culo.

¿Y a Julián Ibáñez?
—No sé. Escribir, ver series y caminar muchos kilómetros por el campo. Cualquier día quizás me encuentre a un par de rufianes enterrando el botín. Y eso es lo que me espera: correr de vuelta a casa en busca de una pala.

¿Alguna vez escribirá una novela con final feliz?
—No creo. Me joden los superhéroes, y un millar de pelis americanas me han vacunado para siempre de finales felices.


Puedes leer a Julián Ibáñez en :
Julián Ibáñez.  Todo Bellón

Todo Bellón
Julián Ibáñez

Colección ESTRELLA NEGRA, Nº17
1.048 páginas • I.S.B.N: 978-84-947595-1-2 • 22€

INCLUYE 8 NOVELAS: Entre trago y trago, La miel y el cuchillo, El soplón, El viejo muere, la niña vive, Todas las mujeres son peligrosas, Gatas Salvajes, Canino y El matón al que engañaban las mujeres... <<Más>>

GATAS SALVAJES. Julián Ibáñez

Gatas salvajes
Julián Ibáñez

Colección ESTRELLA NEGRA, Nº9
180 páginas • I.S.B.N: 978-84-944036-3-7• 15€


Tercera entrega de la seríe de Bellón En el mundo de Bellón el amor es un lujo, un síntoma de debilidad. Y las debilidades se pagan caras, muy caras. <<Más>>


Todas las mujeres son peligrosas. Julián Ibáñez

Todas las mujeres son peligrosas
Julián Ibáñez

Colección ESTRELLA NEGRA, Nº7
218 páginas • I.S.B.N: 978-84-943165-0-0 • 15€


Segunda entrega de la seríe de Bellón donde el protagonista va de aquí para allá ganándose la vida como puede. A veces tratar de corregir un error es el mayor de los errores; sobre todo si lo que nos mueve es conseguir a una mujer, una mala mujer. <<Más>>


El viejo muere, la niña vive. Julián Ibáñez

El viejo muere, la niña vive
Julián Ibáñez

Colección ESTRELLA NEGRA, Nº5
242 páginas • I.S.B.N: 978-84-941902-4-7 • 15€


Cuando uno vive en el filo sabe que para llegar a viejo lo mejor es ser sordo, mudo y ciego. Pero durante uno de sus encargos, Bellón ve algo que no debería. Y sabe que eso le traerá complicaciones. La policía va tras él, y no serán los únicos. A su favor sólo cuenta con todo lo que la calle le ha enseñado. Pronto los que le buscan descubrirán que no pueden causar problemas a Bellón, porque Bellón es el auténtico problema. <<Más>>

© Editorial CUADERNOS DEL LABERINTO • C/ Padilla, 29, 2ºF. 28006 Madrid. España• Teléfono: (+34) 91 309 31 17 • email: editorial@cuadernosdelaberinto.com